Cinco claves para refutar las denuncias de fraude electoral en Estados Unidos

El actual presidente de los Estados Unidos de América, Donald J. Trump, puede romper con una tradición que data desde 1797, en caso de que no acepte el resultado de las elecciones. Desde el día en que George Washington le entregó el mando a su predecesor, John Adams, desde entonces jamás hubo ningún tipo de conflicto con respecto a la transición presidencial y por el contrario, el traspaso de mando siempre fue pacífico.

Aunque Trump habla de fraude, mandatarios y referentes del mundo saludaron al nuevo presidente electo, Joe Biden. Utilizar políticamente las acusaciones de fraude, cuando estas son infundadas, puede dañar profundamente el sistema democrático de dicho país, y por consiguiente el de la región.

Aquí presentamos cinco claves para refutar las denuncias de fraudes en EE. UU. y así poder entender las mentiras que circularon en las redes sociales:

  1. “Las elecciones más seguras de la historia de EE. UU.”:  Así fue como se pronunciaron distintas autoridades electorales el pasado 12 de noviembre. Formada por una coalición bipartita de autoridades electorales federales y estatales del Departamento de Seguridad Nacional concluyeron que “No hay evidencia de que ningún sistema haya borrado, perdido, o cambiado un voto, o que se haya visto comprometido”. 
  2. Seguridad en las elecciones. Autoridades electorales, federales y estatales del departamento de Seguridad Nacional, concluyó, que estas fueron “las elecciones más seguras de la historia de EE. UU.”. Por otro lado, agregaron que “No hay evidencia de que ningún sistema haya borrado, perdido, o cambiado un voto, o que se haya visto comprometido”.
  3. Comunicado de prensa de las empresas de tecnología electoral. El abogado de Trump, Rudolph Giuliani ha señalado a varias empresas proveedoras de la tecnología electoral como: Dominion, Indra, Scytl, y Smartmatic. Pero la realidad es que sólo Dominion provee tecnología para contar votos en ese país; por ejemplo, la empresa Smartmatic limitó su participación en las elecciones de EE. UU. 2020 en el condado de Los Ángeles, y su rol fue el de fabricar máquinas para marcar boletas de papel, por lo que no participaron en el conteo de votos.
  4. Allegados a Trump abandonan la pelea. Dos de las firmas de abogados del presidente saliente se retiraron del proceso. Adicionalmente, todavía no han entregado ninguna prueba del fraude y solo buscan entorpecer el traspaso de mando para el Presidente.
  5. Nombrar aquello que llama la atención: Venezuela. La empresa Smartmatic ha trabajado en elecciones en 25 países y ha registrado más de cinco mil millones de votos, avalado por distintas auditorías realizadas que han demostrado la exactitud de los resultados. En la mayoría de estos casos avaladas por prestigiosas instituciones como el Centro Carter, la OEA, y la Unión Europea. Por lo que las acusaciones del propio Giuiliani cuando involucró directamente a Venezuela como uno de los responsables en todo este embrollo del supuesto fraude son absolutamente infundadas. .Jamás, en los 16 años que la empresa lleva en la industria electoral, ha habido un solo reclamo o protesta electoral que haya procedido.

Si bien, la veracidad e integridad de todo el proceso electoral en EE. UU. es irrefutable, ya que la evidencia lo demuestra, el presidente Trump aún continúa con estas acusaciones y de seguir así puede generar heridas profundas tanto a nivel institucional como a nivel democrático que llevarán muchos años sanar. Se ha comprobado que es uno de los procesos más seguros del mundo. Por lo tanto, ¿Querrá Trump continuar con la tradición democrática del traspaso pacífico del mando presidencial, o preferirá romper con ella y de esta forma terminar con su confianza?

Imagen por defecto
Redacción HD.com.do
Artículos: 24