HD.com.do
Home Destacada

Desde sus inicios, los videojuegos siempre han estado rodeados de polémicas por parte de los medios de comunicación, principalmente asociados a la violencia, temas raciales o contenido sexual que presenta alguno de sus grandes y más famosos títulos. 

Ha sido en más de una ocasión las veces que los videojuegos están en la mira por sucesos ajenos a este medio, como lo son tiroteos en escuelas, atentados terroristas u otro lamentable hecho.

El estreno del juego de peleas Mortal Kombat fue uno de los más sonados a inicios de los 90s, por ser el primer juego en mostrar violencia explicita en la pantalla y ha servido de ejemplo perfecto y excusa para radicalizar opiniones contra los videojuegos por su contenido. 

Tanto fue el revuelo que el congreso de los Estados Unidos propuso una ley de regulación estricta para aquellos títulos que contuvieran elementos violentos. Aquí nació el Entertainment Software Rating Board (ESRB), el sistema de clasificación por edades que tenemos en la actualidad.

Una época complicada fue con el lanzamiento de Carmageddon, un videojuego de coches creado en 1997 que destacó por el morbo y la violencia, ya que el juego te premiaba por atropellar a peatones humanos y zombies. Exactamente esto fue lo que lo catapultó al éxito.

Otra polémica muy fuerte fue la que ocurrió con Final Fantasy VIII en España y el famoso caso de José Rabadán, un joven que asesinó a sus padres con una katana. La prensa asoció la apariencia de José Rabadán con la de Squall Leonhart, protagonista de la octava entrega del juego de rol japonés, del cuál el homicida era fanático. Los medios de comunicación no tardaron en desprestigiar de forma obsesiva a los videojuegos tras lamentable suceso. 

Luego en 2007, Manhunt 2 hizo lo suyo. De los creadores de GTA, este juego buscaba meternos de lleno en la piel de un paciente de un manicomio que un día se encuentra la puerta de su celda abierta, para salir de tal prisión debíamos ejecutar de todas las formas posibles a quienes se cruzaban en nuestro camino. El videojuego fue censurado en varios países y prohibido en Australia.

A principios de 2011, se produjo un atentado terrorista en el aeropuerto de Moscú que dejó el trágico balance de 35 muertos. Dos días después, algunos medios de comunicación rusos acusaron a Activision y Call of Duty Modern Warfare 2 de haber provocado el atentado por incluir un nivel llamado “Nada de ruso” en el que había que realizar un ataque terrorista en un aeropuerto.

Y así ha pasado en un sinnúmero de títulos y que todavía a día de hoy, siguen sacudiendo los noticiarios para generar odio, o simplemente desviar la atención hacia los problemas reales que pasan en una nación.

Lo cierto de todo es que se ha demostrado a través de numerosos estudios como el realizado en la Oxford Internet Institute y publicado en Royal Society Open Science en el cuál niega que haya evidencias de que exista una relación entre el comportamiento agresivo en los jóvenes y el tiempo que pasan jugando a videojuegos violentos.

Autor
Publicista de profesión, gamer de corazón, creador de contenido, amante de la tecnología, las redes sociales y todo lo concerniente al mundo de los videojuegos.
A %d blogueros les gusta esto: