HD.com.do
Home Destacada

La procrastinación o de manera coloquial “el baraje” es un desafío al que todos hemos enfrentado en un momento u otro. Los seres humanos hemos estado postergando las cosas durante siglos. El problema es tan atemporal, de hecho, que los antiguos filósofos griegos como Sócrates y Aristóteles desarrollaron una palabra para describir este tipo de comportamiento: Akrasia.

Akrasia es el estado de actuar en contra de su mejor juicio. Es cuando haces una cosa a pesar de que sabes que deberías hacer otra cosa. Traducido libremente, se podría decir que la akrasia es procrastinación o falta de autocontrol.

¿Qué es?

La definición moderna de la procrastinación es el acto de retrasar o posponer una tarea o conjunto de tareas. Por lo tanto, ya sea que se refiera a ella como procrastinación o akrasia o algo más, es la fuerza que le impide seguir a través de lo que se propuso hacer.

Ok, las definiciones son geniales y todo, pero ¿por qué postergamos? ¿Qué está pasando en el cerebro que nos hace evitar las cosas que sabemos que debemos hacer?

Este es un buen momento para traer algo de ciencia a nuestra discusión. La investigación en psicología conductual ha revelado un fenómeno llamado “incoherencia en el tiempo“, que ayuda a explicar por qué la procrastinación parece atraernos a pesar de nuestras buenas intenciones. La incoherencia en el tiempo se refiere a la tendencia del cerebro humano a valorar las recompensas inmediatas más altamente que las recompensas futuras.

La mejor manera de entender esto es imaginando que tienes dos yo: tu Ser Presente y tu Ser Futuro. Cuando te fijas metas para ti mismo, como perder peso o escribir un libro o aprender un idioma, en realidad estás haciendo planes para tu Ser Futuro. Estás imaginando cómo quieres que sea tu vida en el futuro. Los investigadores han encontrado que cuando usted piensa en su ser futuro, es bastante fácil para su cerebro ver el valor en la toma de acciones con beneficios a largo plazo. El Ser Futuro valora las recompensas a largo plazo.

Sin embargo, mientras que el Ser Futuro puede establecer metas, solo el Ser Presente puede tomar medidas. Cuando llega el momento de tomar una decisión, ya no estás tomando una decisión para tu Ser futuro. Ahora estás en el momento presente, y tu cerebro está pensando en el Ser Presente. Los investigadores han descubierto que al presente sí realmente le gusta la gratificación instantánea, no el pago a largo plazo.

Por lo tanto, el Ser Presente y el Ser Futuro a menudo están en desacuerdo entre sí. Esta es una de las razones por las que podrías irte a la cama sintiéndote motivado para hacer un cambio en tu vida, pero cuando te despiertas te encuentras cayendo de nuevo en viejos patrones. Tu cerebro valora los beneficios a largo plazo cuando están en el futuro (mañana), pero valora la gratificación inmediata cuando se trata del momento presente (hoy).

¿Cómo dejar de hacerlo?

1. Haga que las recompensas de tomar medidas sean más inmediatas

Si usted puede encontrar una manera de hacer que los beneficios de las elecciones a largo plazo más inmediato, entonces se vuelve más fácil evitar la procrastinación. Una de las mejores maneras de llevar recompensas futuras al momento presente es con una estrategia conocida como agrupación de tentaciones.

La agrupación de tentaciones es un concepto que surgió de la investigación de economía conductual realizada por Katy Milkman en la Universidad de Pensilvania. En pocas palabras, la estrategia sugiere que agrupe un comportamiento que es bueno para usted a largo plazo con un comportamiento que se siente bien en el corto plazo.

La fórmula básica de esto es: Sólo hare [ACTIVIDAD QUE ME ENCANTA] mientras hago [ACTIVIDAD QUE ME HACE BARAJAR].

2. Hacer que las consecuencias de la postergación sean más inmediatas

Hay muchas maneras de obligarte a pagar los costos de la procrastinación más pronto que tarde. Por ejemplo, si estás haciendo ejercicio solo, saltarte el entrenamiento la semana que viene no afectará mucho tu vida. Tu salud no se deteriorará inmediatamente porque te perdiste ese entrenamiento. El costo de procrastinar en el ejercicio sólo se vuelve doloroso después de semanas y meses de comportamiento perezoso.

Sin embargo, si te comprometes a hacer ejercicio con un amigo a las 7 a.m. del próximo lunes, entonces el costo de saltarte tu entrenamiento se vuelve más inmediato. Si te pierdes este entrenamiento, pareces un idiota.

3. Hacer la tarea más alcanzable

Como ya se ha cubierto, la fricción que causa la procrastinación generalmente se centra en iniciar un comportamiento. Una vez que comienzas, a menudo es menos doloroso seguir trabajando. Esta es una buena razón para reducir el tamaño de sus hábitos porque si sus hábitos son pequeños y fáciles de comenzar, entonces usted será menos propenso a procrastinar.

Una de mis formas favoritas de hacer los hábitos más fáciles es usar la regla de 2 minutos, que dice: “Cuando empiezas un nuevo hábito, debería tomar menos de dos minutos para hacer”. La idea es hacer que sea lo más fácil posible comenzar y luego confiar en que el impulso le llevará más lejos en la tarea después de comenzar. Una vez que empiezas a hacer algo, es más fácil seguir haciéndolo. La Regla de 2 Minutos supera la procrastinación y la pereza al hacer que sea tan fácil empezar a tomar medidas que no se puede decir que no.

Autor
Administrador de Empresas con Maestría en Dirección de Proyectos. Experiencias en los sectores de Prevención de Lavado y Financiamientos del Terrorismo además de la banca dominicana. Cinéfilo, Otaku y Gamer. Apasionado en temas de cultura, tecnología y finanzas.

« | »