Jarabacoa y el rafting

No habia escrito que fuimos un coro grandísimo para Jarabacoa en el fin de semana largo pasado. Lo estábamos planeando desde enero porque queríamos ir a hacer rafting a Rancho Baiguate. Eramos 21 personas, de los cuales 18 íbamos al rafting. Quedamos de juntarnos en el Carrefour de la autopista Duarte a las 9:30am para arrancar desde ahí en fila india. Como era de esperarse, los Sergitos llegaron tardísimo y entre baraje y baraje terminamos saliendo casi al medio dia. Como arrancamos tan tarde tuvimos que hacer una parada estratégida en Jacaranda para jartarnos. Después de ahí seguimos directo y en vivo hasta Brisa de los Alpes, cogimos las llaves de nuestras villas, nos acomodamos y salimos para el pueblo a comprar la bebida y la cena porque esa noche teniamos planeado hacer coro en una de las villas. Cuando llegamos del pueblo bebimos un poco y hablamos un chin de pupú, después cada quien se fue a acostar un rato para guardar energía para la noche, quedamos de volver a juntarnos a eso de las 7:30pm. Como a esa hora empezamos todos a llegar a la villa del coro a beber y oir música. Cuando el hambre empezó a picar pues el departamento de humo y grasa empezó a hornear los hot dogs que compramos. Cuando dijeron que ya podiamos empezar a comer todo el mundo dejó lo que estaba hacendo y nos jartamos hasta más no poder. Yo no sabía que Lauronga comia tanto!!

Esa noche después de mucho HigadOff (como Sergio bautizó la vodka Iganoff) ahí no quedaba un solo rockero y lo que salia de esos iPods era primero Amigos Invisibles y así fue bajando hasta llegar a Chicho Rizo, el cual se convirtió en el himno del viaje. Joseph e Indira no pararon de bailar la noche entera y Sergio dió una demostración de que tiene una vena de stripper cuando se paró a ofecernos su baile sensual, aplaudido por todos. Esa fue una noche donde se gozó por potes.

Como al otro día habia rafting temprano entonces nos recogimos relativamente temprano para tratar de que el alcohol se disipara lo más posible y llegar con par de sentidos buenos al rafting. Entonces quedamos de juntarnos a las 8:30am por la entrada de Brisas de los Alpes para arrancar a más tardar a las 8:45am porque había que estar en Rancho Baiguate a las 9:30am y no era muy cerca.
Todos llegamos a tiempo menos Monchy que no se que estaba haciendo. Cuando ya ibamos a dejarlo entonces apareció. Llegamos sin inconvenientes, después de un rato nos llamaron para explicarnos los detalles de una hoja que debiamos firmar asegurando que nadie habia bebida alcohol, utilizado drogas, que sabia nadar, que no sufria de ninguna vaina que le impidiera hacer el rafting. Empezamos a firmar y Lauronga taba en una esquina asutá que ella no queria ir, que ella no sabia nadar y sufria de asma, después de par de palabras la convencí que se dejara de vainas y firmara el asunto ese. Fuimos entonces a desayunar y después a ponernos to las vainas pa hacer el rafting, eso daba risa este reguero de tigueres fuera de forma con estos impermeables.

Como la mañana estaba jariniando hacia un frio infernal. Para llegar a donde empezaba el rafting (en el Yaque del Norte) es un viaje como de 40 minutos en una guagua que no tenia cristales y entonces íbamos todos miandonos del frio. Al fin llegamos, nos dividimos en grupos de 6 por lo que mi grupo tenia 3 botes. Después del pequeño training entonces arrancamos. En todo el recorrido se voltiaron 2 botes, uno de ellos del grupo de nosotros. Gisselle no se ha cansado de hacer el cuento donde casi pierde la vida… muchachita exagerada esa. Cuando terminamos el rafting volvimos a Rancho Baiguate comimos y vimos el video que filmaron del trayecto (viene pronto para que lo vean) y gozamos el mazo viendo los estrallones.


El coro


Los tigueres con el guia.


Mas tigueres con otro guia.

Volvimos para nuestras villas a acostarnos para en la noche irnos al pueblo a cenar y beber en el parque. Hicimos eso pero volvimos temprano para las villas porque el parque taba muy caliente, en las villas estaba el coro caido porque el eplote no era chiquito, así que recogimos temprano.
Al día siguiente arrancamos para la capital a eso del medio día pero antes hicimos una parada en un sitio que Joseph y Bigotez siempre hablan mucho, donde venden quipes y locrios de jaiva (entre otras cosas) y ahí almorzamos y luego seguimos nuestro rumbo. En algo coincidimos todos los que fuimos, y es que en ese viaje se gozó con cojones.

El video del rafting viene en otro post editado solo con las partes de nosotros porque el entero dura como media hora y hay mas botes que no nos interesan. En la semana lo pongo.

Imagen por defecto
Hipólito Delgado
Fundador de HD.com.do. Entusiasta de la tecnología, cine, rock, beisbol, CrossFit (CF-L1), entre otros. Experiencia en diseño gráfico, diseño y programación web.
Artículos: 3154