Aire acondicionado: una solución contra la humedad

Los climas lluviosos se caracterizan por temperaturas más bajas que muchas veces traen consigo elevada humedad en el ambiente, lo que pudiera causar deterioro en los espacios interiores y sobre todo afectar la salud, ocasionando reacciones alérgicas y otros problemas ligados al sistema respiratorio.  

Los aires acondicionados lejos de verse afectados por la humedad se convierten en un aliado para reducirla. En países donde imperan las altas temperaturas y el clima es húmedo, es importante contar con un sistema de climatización que funcione correctamente para reducir la humedad dentro del hogar. En la actualidad, la mayoría de los equipos modernos incluyen una opción para la deshumidificación del ambiente, habitualmente identificada con el símbolo de una gota. “Para garantizar la eficiencia del aire acondicionado en el control de la humedad es importante que tengas una unidad adaptada a las características del espacio, por lo que es esencial conocer las dimensiones de las estancias, temperaturas máximas y mínimas que suelen alcanzar y la cantidad de BTUs o frigorías que requiere tu equipo”, explica Daikin, un líder japonés de climatización.  

El nivel de confort en el hogar guarda una estrecha relación con el porcentaje de humedad relativa, la temperatura y la circulación del aire. Mantener el confort térmico en casa te ayuda a prevenir la aparición de alergias o infecciones respiratorias.  Los especialistas recomiendan mantener la humedad relativa del hogar en 40-60 %. Con estos niveles reduce la supervivencia de agentes infecciosos que se transmiten por el aire y se minimizan las poblaciones de hongos y ácaros. 

Aunque pudieras no prestarle atención a la humedad, a continuación, te presentamos cinco razones para erradicarla y evitar que tu hogar se vea afectado por daños materiales.   

Espacios interiores: la humedad del suelo y la humedad del aire pueden causar condensación en las paredes, generando moho y hongos. Es importante minimizar la humedad debajo del piso principal de la casa. Los respiraderos deben mantenerse abiertos. Si la humedad es un problema en un sótano, aísle las paredes. También un purificador de aire será de gran ayuda.  

Baño: la humedad puede dejar condensación en las tuberías de agua y los tanques de inodoro. Si regularmente sucede la condensación, puede causar moho y hongos. 

Suelos: una vez que el moho se filtra en los pisos de madera o en las alfombras, es difícil eliminarlos por completo. Lo mejor que puede hacer es reducir la humedad y la temperatura interior de su hogar con un equipo de aire acondicionado. 

Almacenamiento: la ropa, los alimentos y otros artículos almacenados se pueden deteriorar por el moho que produce la humedad. 

Paredes: el aire húmedo que se acumula dentro de las paredes puede hacer que los paneles de yeso y otros materiales se empapen, se deformen y el moho y los hongos crezcan. La pintura puede formar burbujas y se comienza a desprender bajo condiciones de humedad prolongada. 

Recuerda que evitando la humedad podrías estar previendo varios problemas que pudieran presentarse en el hogar y que algunos pueden ser muy costosos al tener que reemplazar o reparar. 

Imagen por defecto
Nota de Prensa

Este artículo es una nota de prensa y no refleja la opinión de HD.com.do.

Artículos: 1487