HD.com.do
Home Destacada

Relaxed businessman working with a laptop in his office

A medida que avanzamos a través de las etapas de tu vida, invariablemente aprendemos que las cosas no siempre son como deberían ser. Por increíble que sea la vida, también hay duras verdades que tendemos a no reconocer hasta que te miran a la cara y siendo la primera en lo personal que no te dicen cuando estas en el colegio, ser adulto es difícil.

Biológicamente, un adulto es un organismo humano u otro organismo que ha alcanzado la madurez sexual. En el contexto humano, el término adulto tiene significados asociados con conceptos sociales y legales. A diferencia de un “menor”, un adulto legal es una persona que ha alcanzado la mayoría de edad y, por lo tanto, se considera independiente, autosuficiente y responsable. La edad típica para alcanzar la edad adulta legal es de 18 años, aunque la definición puede variar según los derechos legales y el país.

Tiene sus increíbles ventajas en relación a lo que es la vida hasta ese punto, pero cuando se acepta seriamente lo que es ser adulto pasan dos cosas: #1 se aprecia más a los padres ya que manejar todas las responsabilidades de pagar las deudas, servicios, trabajar, vida familiar, crianza de hijos y vida social no es fácil y #2 aceptamos que hay realidades a las cuales no podemos escapar.

En el día de hoy me quiero enfocar en esta segunda parte, considérese advertido ya que la verdad es dura, y he aquí algunos hechos con los que tendrás que lidiar a medida que pasa el tiempo y nos convertimos en adultos de pleno derecho

  • Usted es responsable de sí mismo.

Una realidad impactante que muchas personas necesitan enfrentar acerca de crecer es que todas las pequeñas cosas que dio por sentado cuando era niño requieren un esfuerzo real de su parte. En especial en los casos en los que se vive solo, aunque en nuestro país es común vivir en casa de los padres hasta contraer matrimonio existen sus excepciones y con esto la realidad de que cuando una bombilla se quema, no habrá mágicamente una nueva esperando en un cajón de la cocina. En realidad tienes que salir y comprar bombillas. Lo mismo se aplica a los alimentos, medicamentos entre otras cosas.

  • Perderás el contacto con la gente.

Perderás el contacto con al menos algunas de las personas que esperabas estar por aquí para siempre. Tus verdaderos y mejores amigos se quedarán, pero un número sorprendente de personas se desvanecerá en el fondo. En realidad desde la universidad se aprecia el cambio en el contacto con las personas pero es un proceso natural, mientras más independiente se es más se aprecia y se fortalece el vínculo con los amigos verdaderos.

  • La paciencia es una virtud.

Vivimos en un mundo que genera cortos períodos de atención y limita severamente la capacidad de una persona para ser paciente, pero cuanto más capaz seas de esperar las cosas buenas en la vida, mejor serán. Tendemos a compararnos con nuestros padres y con nuestros amigos contemporáneos en el sentido que a cierta edad ya estaban casados con hijos con maestrías y buenos trabajos.

La realidad es que esta comparación no es saludable, hay personas que logran cosas antes que otras, pero la vida no es una competencia, hay que dejar que las cosas lleguen, obviamente siendo proactivo y humilde. Desde el dinero hasta las relaciones, las metas profesionales, correr hacia la línea de meta o su próximo gran paso es una manera segura de disparar para perderse una gran cantidad de lecciones valiosas y abaratar las cosas para lograr en el camino.

  • Trabajarás para/con personas malas o en trabajos que vas a odiar.

No importa lo que hagas, no importa a dónde vayas, la gente que no te gusta te encontrará y a menos que seas de los pocos que heredan una fortuna o se ganan la lotería, todos necesitamos una manera de ganar dinero (dígase trabajar) para comprar las necesidades y los lujos de la vida. La realidad es que los empleados felices rinden más que los que no lo están, pero la otra gran verdad es un tercio de la población no está conforme con su trabajo y esto es un hecho que tristemente hay que aceptar en lo que aparece el trabajo en el que se pueda ser feliz o emprendiendo.

  • Las cosas se volverán monótonas.

La monotonía como es resumida: la falta de variedad e interés; repetición tediosa, falta de interés y falta de emoción. Es una de las trampas más fáciles de caer como adulto es la rutina. Obviamente es importante e incluso agradable saber lo que hay a la vuelta de la esquina, pero no dejes que tu vida se vuelva demasiado aburrida. Hay que hacer un esfuerzo consciente para buscar cosas nuevas y darle vida a las cosas ya que sino esto puede llevar a problemas de salud como la depresión y la ansiedad.

Autor
Administrador de Empresas con Maestría en Dirección de Proyectos. Experiencias en los sectores de Prevención de Lavado y Financiamientos del Terrorismo además de la banca dominicana. Cinéfilo, Otaku y Gamer. Apasionado en temas de cultura, tecnología y finanzas.

« | »