HD.com.do
Home Destacada

Los años 90 son sin duda una década llena de hitos importantes en la humanidad, como la clonación de la oveja Dolly, el boom del Internet, la creación del Euro y es la época del auge del videojuego como lo conocemos. No podemos hablar de historia gamer sin mencionar la rivalidad más mítica y agresiva que tuvieron dos grandes empresas relacionadas al sector en los años 90; esta es la guerra entre Nintendo y Sega.

Para explicar un poco lo que son las guerras de consolas, es que son un termino acuñado para referirse a la rivalidad de diversas empresas relacionadas con el videojuego a las que agencias de marketing y fans tratan de demostrar que una consola es superior a la otra, ya sea por catálogo de juegos, o por especificaciones técnicas. Esta expresión nació precisamente gracias a la rivalidad que llevaban Nintendo y Sega, quienes trataron por todos los medios, de acaparar a todo el público joven de la época.

Guerra entre Super Nintendo y Sega Genesis

Esta historia es más que interesante, ya que ambas empresas aprovecharon el rebufo que dejó la compañía americana Atari después de quedar en bancarrota, pero a su vez se enfrentaban con la desconfianza del público que consumía videojuegos en la época, producto de las malas gestiones en la creación de software que llevaba Atari y a la crisis del videojuego de 1983.

Atari junto al videojuego E.T. (el declive de la empresa)

Nintendo, que empezó realizando juguetes y poco a poco fue entrando al sector electrónico, dominó el mercado con su exitosa Nintendo Entertainment System (cariñosamente NES), haciendo que los videojuegos resurgieran y tomaran popularidad en todo el mundo. Gracias a Nintendo y su sello de calidad, tanto inversores como el público consumidor recuperaron la confianza en el ocio electrónico.

Nintendo Entertainment System

Sega, una empresa dedicada a realizar máquinas Arcade, viendo el alto potencial que tenían las consolas de sobremesa, gracias al éxito cosechado por Nintendo, lanza al mercado dos años después de la NES, su clásico Sega Master System, consola técnicamente similar a la de Nintendo y que a pesar de cosechar pocas ventas, la experiencia obtenida con el sistema, sentó los cimientos para crear algo mayor.

Sega Master System

Mientras Nintendo seguía arrasando en ventas con su consola para toda la familia, Sega estaba preparando su siguiente arma secreta la cual llegaría para revolucionar el mercado. En octubre de 1988 en Japón y en agosto del 1989 en el resto del mundo Sega lanza la MegaDrive o como la conocemos de este lado del charco como la Genesis. La consola era más potente que la NES  (la Nintendo tenía 8 bits, mientras que la génesis 16 bits) lo cuál la pondría como de las más avanzadas para la época e inmediatamente fue tomando gran popularidad en países como Estados Unidos, España, Brasil y Australia.

Sega Genesis

Sega viendo el éxito apabullante que tenía la NES, decidió cambiar su estrategia de mercado y dirigir su consola con un tipo de comunicación más agresiva y para gente “cool”.  Mientras que la Nintendo era vista como la consola familiar, a la que todos pueden jugar, Sega a través de la publicidad quiso distinguirse considerando a la Sega Genesis como la consola más rápida, la que más juegos adultos tiene y a la que hace cosas que Nintendo no puede hacer. De esta frase nace la famosa campaña de publicidad “Genesis does what Nintendon’t” que demostraba las técnicas superiores de la consola de 16 bits y su extenso catálogo.

Anuncio publicitario de Sega Genesis

La empresa del fontanero italiano tenía su as bajo la manga y lanza en 1990 para japón, 1991 en América y en el 1992 para el resto del mundo, la Super Nintendo Entertainment System (la SNES). El destino de esta nueva consola ya estaba escrito, fue un total éxito a nivel mundial acaparando todos los mercados existentes. La rivalidad feroz entre estas empresas ha comenzado.

Super Nintendo Entertainment System

Nintendo ya tenía como mascota a Mario para representar su empresa, por lo que Sega en conjunto con las filiales de Japón y Estados Unidos, crearon al personaje Sonic, quien inmediatamente caló en el gusto del público occidental. Uno de los factores claves del éxito de la Genesis en Estados Unidos fue la incorporación del videojuego Sonic the Hedgehog en el paquete de la consola en 1991. 

La estrategia de Sega buscaba mantenerse en todas la tendencias que en los 90s llamaba la atención al público. Desde composiciones musicales realizadas por estrellas como Michael Jackson, juegos basados en licencias de películas y series, pero a pesar de todos estos esfuerzos Nintendo mantenía su liderazgo de vender consolas, esto gracias a sus icónicos personajes.

Mario y Sonic, iconos de sus respectivas empresas

La guerra de consolas llevadas a nivel de marketing por ambas compañías fue reflejada en los usuarios que, para la época, no se podían permitir comprar ambas consolas. Esto creó fanatismos entre usuarios llevando encarnizadas discusiones por cuál es mejor consola. Era habitual ver en escuelas los famosos debates de saber cual es mejor consola, o que mejor personaje tiene, que mejores juegos posee.

Gracias a esta guerra, los usuarios fueron los que salieron ganando, ya que por la dura competencia que existía, eran más los juegos de alta calidad para la época que teníamos disponible. Al final de batalla de consolas, la Super Nintendo vendió casi 50 millones de copias en todo el mundo y la de Sega más de 30 millones.

El legado que ha dejado la guerra de las consolas perdura en nuestros días, ya que producto de ella, surgieron más competidores en la industria como PlayStation y XBOX , como también ha dejado claro el poder de la publicidad en los videojuegos y como esta cambia el pensamiento de un dirigido sector. 

Autor
Publicista de profesión, gamer de corazón, creador de contenido, amante de la tecnología, las redes sociales y todo lo concerniente al mundo de los videojuegos.
A %d blogueros les gusta esto: