HD.com.do
Home Destacada

ingles-sin-barrera

Sin lugar a dudas que muchos de nosotros recordaremos en nuestra niñez o adolescencia aquellos anuncios que solían pasarse en los canales de la televisión por cable sobre una herramienta novedosa para la época como lo fue “Inglés Sin Barreras“, un curso que según sus promociones permitía a sus consumidores aprender inglés con diversos medios audiovisuales, además de interactuar con otras personas a través de clases telefónicas.

Inglés Sin Barreras es parte de una gama de productos similares ofrecidos por la empresa Lexicon Marketing, entre los que podemos citar Computación, Creditos, Profesiones Sin Barreras entre otras herramientas similares al caso que nos mueve a escribir este artículo.

Para los más jóvenes, el fenómeno de este producto en la comunidad hispanohablante durante el lustro 1995-2000 fue algo similar a lo que hoy estamos viendo con Open English.

I.S.B no es más que una muestra de lo que puede pasar con una idea si no nos mantenemos en un constante proceso de reinvención, de esforzarnos por no perderle el rastro a las preferencias de quienes hoy consumen nuestro producto. Y no hay que ser un gurú en materia de Marketing, Gestión de Empresas o Proyectos para evitar desviarnos de lo que buscan nuestros consumidores, pues con tener una planificación adecuada, calendarizar revisiones y modificaciones constantes a las estrategias trazadas para X período y realizar frecuentemente un FODA sobre nuestra empresa o proyecto pueden ayudarnos a frenar el impacto de situaciones que pueden afectar significativamente la rentabilidad que hoy en día puede estar proveyendo nuestro producto. Muy importante no olvidar tampoco la interacción con nuestro público, estar pendiente a su opinión.

¿Que sucedió con Inglés Sin Barreras?

ISB en su momento fue una solución que causó un impacto no solo por los esfuerzos de marketing realizados por la empresa, sino también porque conjugaba en su oferta las herramientas multimedia disponibles más masificadas en ese momento, contribuyendo a que un usuario del producto no tuviera que depender de un libro impreso para aprender inglés.

Sin embargo, no supieron adaptar su estrategia a los cambios que el incremento de la penetración del Internet iba produciendo en la forma de las sociedades comunicarse, aprender e interactuar, por lo que pasaron a quedar relegados a medida que la conectividad aumentaba y la gente descubría nuevas vías para aprender inglés.

ISB tuvo la oportunidad de aprovechar el alto posicionamiento de su marca entre la comunidad hispana para ir desarrollando y perfeccionando una plataforma similar a la que hoy en día ofrece Open English, que prácticamente conecta personas que necesitan aprender el idioma con profesores calificados que están disponibles las 24 horas del día (según lo que aseguran) para los usuarios del servicio, aprovechando al máximo las bondades que ofrece el Internet.

La moraleja de este artículo es que si usted tiene un producto o idea que considera innovador, ya sea que el mismo esté o no en ejecución, mantengase enfocado en que si usted se desconecta de lo que quieren sus consumidores y no se mantiene innovando sobre como ser más eficaces brindándole la solución que estos buscan, a la larga (con suerte) su empresa, idea o proyecto está condenado al olvido, o a perder el lugar en el mercado que hoy en día tiene. No se ponga usted mismo las barreras por no estar pendiente y abierto al cambio.


« | »