Carta de un empresario harto de la polémica de los US$200 – Desmontando Mentiras

Con el alboroto que ha causado el impuesto a las compras hechas por Internet de menos de US$200 impuesto por la Dirección General de Aduanas, aprovecho para publicar una carta abierta que me hiciera llegar el empresario José Oliva, presidente de la tienda Mac Center.

Esta carta tiene una serie de detalles que es bueno que todos conozcamos, a continuación tienen el texto íntegro.

Desmontando mentiras

Antes que comerciante, soy consumidor, por lo tanto soy tan perjudicado como cualquier otra persona con la medida que hace unos días hizo pública la DGA, pero no puedo dejar de leer todas las mentiras que se publican y las acusaciones infundadas hacia quienes nos ganamos la vida justamente, generando riqueza y empleo (por poco que sea).

Por eso creo que es necesario exponer la posición de muchos comerciantes, que trabajamos incontables horas al cabo del día para poder vivir dignamente, muchas veces sin sacar más beneficio que poco más del sueldo promedio de nuestra posición si trabajásemos en una de las grandes empresas que forman el ONEC.

Mentira 1 – La disposición de la DGA viola el DR-CAFTA. La inmensa mayoría de los bienes que se importan a este país, valen menos de US$ 200 y pagan impuestos. Cada vez que en mi compañía compro un cargador, cable, cover para celular, cover para computadora, etc. este bien paga el 18% de ITBIS y en la mayoría de los casos (aproximadamente el 80% de los productos) el 20% de arancel. Exactamente el mismo producto que como persona física puedo comprar en amazon libre de impuestos de importación, si se compra al mayor vía el distribuidor para revender en mi tienda, paga un 38% de impuestos. No hay un DR-CAFTA para empresas y otro para personas físicas. Son LOS MISMOS productos.

Mentira 2 – Los comerciantes dominicanos abusan de los clientes con precios que superan en un 200% al de internet. Esta mentira la divido en dos, primero en el costo real:

El costo real del producto FOB Santo Domingo (lo que finalmente paga el cliente). Un producto comprado por internet en EEUU, que cueste US$ 30, paga un envío local en EEUU, suele ser un 10 a 15% del costo. Además del envío, paga un 8% de impuesto de Florida (la mayoría de los courier tienen sede en Miami). El peso promedio suele ser de 2 libras, que el courier promedio trae en unos US$ 12 (con transporte, tasas, etc. incluidos), finalmente el producto que el consumidor cree haber comprado en US$ 30 le cuesta puesto en su casa unos US$ 48, ése es el costo real del producto y no los US$ 30 que anuncia la página.

En segundo lugar, el beneficio real del comerciante dominicano.

Este mismo producto, en un distribuidor el comercio lo compra con un margen de beneficio del 30% sobre el precio retail en EEUU: US$ 20. A este precio se le suma el transporte local en EEUU, 20% de arancel, 18% de ITBIS y el precio del transporte, ya que esta mercancía viene por los mismos courier que los clientes personales compran, pero con tarifas por volumen. El costo final para el comerciante es de aproximadamente US$ 31 puesto en Sto Dgo, si el comercio lo vende a US$ 60 más ITBIS, es un total de US$ 71, tomando en cuenta que cardnet cobra el 4 ó 5 % de la transacción al final el comercio percibe US$ 57 y recupera una parte del ITBIS (lo que pagó previamente en aduanas) US$ 3.6. El margen real de ganancia es el 49%, sin contar el gasto de servicios, personal, local, electricidad, marketing, etc etc que suele suponer poder vender el producto. Además, se pagan por adelantado los anticipos, basado en lo que la DGII estima que a final de año la compañía ganará, y que equivale al 29% de los beneficios.

Mentira 3 – Los courier no abusan. El ser humano por naturaleza trata de sacar ventaja, debido a esta medida de los US$ 200, los courier han creado una serie de mecanismos sistemáticos de fraude: Facturas falsas por menos de US$ 200, venta de bienes (se supone que un courier es sólo un transportista y no puede venderle bienes a los clientes), cuentas “fantasma” para dividir los pedidos grandes en sub-pedidos de menos de US$ 200, paquetes que “se vuelan” aduanas. Estos fraudes han sido puestos al servicio de multitud de personas que incluso han creado sus negocios basándose única y exclusivamente en estos fraudes. Si mira con un poco de atención a su alrededor descubrirá alguno.

Mentira 4 – A los courier les preocupa la clase media, el paquete por el que usted consumidor paga unos US$ 5 por recibir en su casa (siendo generoso, porque seguro que de promedio usted paga más), una persona del interior de Colombia (que está mucho más lejos de Miami) paga US$ 4. Una cuenta empresarial normal en República Dominicana, paga US$ 2.5 ó 3 máximo, y a crédito. Una empresa grande, no paga más de US$ 1 por libra. Los courier abusan de la clase media cobrándole mucho más que a sus clientes miembros de la ONEC. A los courier no les importa nada en absoluto la clase media, ellos solo buscan proteger su negocio y ganar más clientes rentables. 100 paquetes de 1 libra son mucho más rentables para ellos, que 1 paquete de 100 libras. Pero su costo significativo se basa en el peso y no en el número de paquetes. Por último, la mayoría redondean siempre perjudicando al cliente y aunque el paquete pese 0.1 libras, al cliente le cobran 1, y si pesa 1.1, le cobran 2. Sin embargo, ellos a la aerolínea, le pagan estrictamente lo que transportan.

Mentira 5 – Según la ONEC se han destruido multitud de empleos por este problema. Si bien, los courier manipulan la información a su conveniencia, la ONEC también, el volumen de importaciones por esta vía es mínimo en comparación con las legales. Los problemas que afrontamos los comerciantes son: Falta de responsabilidad, falta de moral y nefasta educación en la mano de obra (sobre todo en la menos cualificada), electricidad nada confiable y carísima, falta de seguridad en las calles, falta de seguridad jurídica, abusos por parte de la administración, corrupción en los organismos públicos, subida de la inflación, 30% de impuesto a las telecomunicaciones, internet lento y caro, monopolios en servicios básicos, etc. etc. Esos son nuestros verdaderos problemas y no que nuestros clientes y amigos, familiares e incluso nosotros mismos, nos ahorremos un poco en unas compras por internet.

Mi postura es, ¡¡¡Basta ya de tantas mentiras!!! dediquemos la energía a resolver los problemas que sí nos hacen menos competitivos y tremendamente mediocres.

1.- Educación.
2.- Pacto de partidos, basta ya de campañas permanentes pagadas con mis impuestos.
3.- Corrupción.
4.- Energía eléctrica.
5.- Desmonte de carteles del país, por ejemplo cardnet, claro, gas, cemento, etc.
6.- Desmonte de aranceles e impuestos a las telecomunicaciones.

Señores de la ONEC, si quieren representarme como empresario, apóyenme con estos 6 puntos y olvídense de los benditos US$ 200.

Señores ASODEC, si les preocupamos la clase media, cóbrennos lo mismo que a la clase alta y a las empresas grandes, dejen los redondeos, bajen las tarifas . Ayuden a las empresas pequeñas y medianas que son las que mueven nuestra economía. Luchen porque no sean US$ 200, que sean US$ 2000, pero PARA TODOS.

Jose Oliva
Mac Center
Presidente
www.facebook.com/MacCenterRD
joseoliva@me.com

Imagen por defecto
Hipólito Delgado
Fundador de HD.com.do. Entusiasta de la tecnología, cine, rock, beisbol, CrossFit (CF-L1), entre otros. Experiencia en diseño gráfico, diseño y programación web.
Artículos: 3212