HD.com.do
Home Web y Social

julio-adames-grande

Julio Adames, presidente del Comité TIC de AMCHAMDR, habla de la trascendencia de esta tecnología en los días previos al Seminario Internacional que organiza la Cámara sobre dicho tema.

El 4 de diciembre, el Comité de Tecnologías de la Información y Comunicación de AMCHAMDR celebra un seminario internacional para abordar el tema de la banda ancha y la situación de dicha tecnología en el país. El evento lleva por título “La banda ancha como el gran pilar para el crecimiento y desarrollo de una República Dominicana global: un llamado a la acción” y tendrá lugar desde las 8:30 de la mañana en el Hotel Barceló Santo Domingo. Llegan especialistas de Estados Unidos y de América Latina, pertenecientes a organismos y agencias estatales de primer orden y participarán autoridades nacionales vinculadas con el tema.

En el seminario, se conocerán aspectos de la estrategia que tiene el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) para el desarrollo de la banda ancha en el país, de la mano de Genedón Santos, el presidente de su Consejo directivo. También algunos detalles de proyectos que están en carpeta. Además, los especialistas contarán el impacto positivo que ha tenido el desarrollo de dicha tecnología en algunos países del hemisferio, principalmente en Estados Unidos. Y aprenderemos de las experiencias de países donde la banda ancha ha calado con fuerza en términos de aciertos y desaciertos, de problemas y soluciones.

Julio Adames, Presidente del Comité TIC, pone en contexto la relevancia del tema para el país como un asunto de incidencia en diferentes ámbitos de la vida económica y social del país. “La banda ancha es la autopista de la información para el  desarrollo presente y futuro de la República Dominicana.  De la misma forma que la autopista del Cibao, la de Samaná y la de Punta Cana nos conectan con el desarrollo de nuestro país porque benefician al sector turístico, al comercio,  la agricultura y a otros sectores, la banda ancha consiste en una red de autopistas tecnológicas por todo el país para que cada ciudadano tenga acceso a  conectarse con todo el mundo a través del internet, y mediante el internet acceder a todos los conocimientos, las oportunidades y/o productos y servicios a los mejores precios posibles.  Si facilitas ese acceso a un precio económico, facilitas oportunidades de acceso a desarrollo a más personas”.

Actualmente, solo el 40% de la población tiene acceso a internet en nuestro país, algunos a banda ancha de forma limitada.  “Cuatro provincias tienen acceso de forma considerada. El acceso de las otras 27 a dicho servicio es comparable al que tienen países pobres del mundo. Esto refleja desigualdad y exclusión para los habitantes”, dice Adames. “En banda ancha estamos como cuando apenas existían carreteras en nuestro país para conectar a las diferentes provincias.  Entonces, nuestro desarrollo económico estaba limitado por las dificultades de acceso hacia y desde las zonas de producción. En la medida en que se fueron construyendo esas carreteras y que fueron importándose más vehículos, mejoró el desarrollo económico y social.  Lo que andamos buscando es que se puedan desarrollar, de forma proactiva y planificada, las autopistas del internet para incentivar el desarrollo de todas las provincias y comunidades de nuestro país”.

Los estudios avalados por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), la ONU del sector, demuestran que con un crecimiento de 10% en la penetración de banda ancha en la población, se genera actividad económica que hace crecer el PIB per cápita un 2.5% por la inversión extranjera,   porque todos los ciudadanos y negocios invierten más en su crecimiento. “Las empresas de telefonía, de telecable, de internet, inclusive las de televisión solo esperan a que se licite el espectro y se acometa el proyecto de capilaridad para hacer inversiones cuantiosas en el sector.  Estamos hablando que alrededor de 300 millones de dólares que se dejaron de invertir en 2011 porque no se tenían suficientes permisos para poder desplegar infraestructuras”.

El presidente del Comité TIC afirma que el 60% de los hogares dominicanos no tiene acceso a internet. “Para que esto cambie se ha ideado el proyecto de capilaridad, que es uno de los componentes principales del proyecto de Banda Ancha. Consiste en llevar fibra óptica a los 108 municipios, pasando por las 31 provincias del país utilizando la red de transporte del sector eléctrico. Esto permitirá que las comunidades más apartadas tengan acceso al internet con la misma facilidad que cualquier ciudadano de un país desarrollado”.

Adames cree que dicha infraestructura va a reducir los costos de acceder al internet y va a mejorar la calidad y la velocidad de dicho servicio.  “Es como cuando la carretera a Santiago se hizo de dos carriles de ida y dos de vuelta. Se redujo a la mitad el tiempo de traslado, se minimizaron los accidentes y es más económico el coste de transportar los productos agrícolas. Por lo tanto, ha habido mucho más crecimiento.  ¡Eso es la banda Ancha! El proyecto cuesta unos 75 millones de dólares y llegaríamos al 100% de cobertura de banda ancha. El sector privado está dispuesto a realizar la inversión”.

Seguridad ciudadana, educación, salud… 

Julio Adames dice que la banda ancha es importante para lograr eficiencia en todos los temas de gestión ciudadana, para interconectar todas las oficinas del gobierno y reducir costes.  “El proyecto 911, que está vinculado a todos estos sectores, necesita de conectividad para poder lograr la comunicación y la integración de estas instituciones, que deben trabajar de forma más coordinada para resolver las incidencias que ocurren”. En materia de salud, dice que la banda ancha permitiría que un médico especialista en Santo Domingo pueda hacer una operación de forma remota colaborando con los médicos generales de cualquier localidad apartada.

“En la educación, por ejemplo, la banda ancha puede permitir el funcionamiento de tabletas como las de 100 dólares del proyecto ” One laptop per child” del MIT y, por ejemplo, ahorrar en libros colocando sus ediciones digitales en ellas, con el consecuente ahorro para los padres. También los profesores pueden incluir contenidos multimedia y acceder a actualización de conocimientos, herramientas y metodologías educativas. Los beneficios son impresionantes se mire por donde se mire”.

La banda ancha también ayuda a incrementar la transparencia institucional y reducir la corrupción. “En la medida en que todas las instituciones estén interconectadas y automatizadas –dice Adames- es más fácil fiscalizarlas y poder verificar sus compras y su manejo económico, no sólo de las públicas, sino también de las empresas y organizaciones del sector privado”. En términos de mejora de la competitividad, argumenta que la banda ancha es el factor que más incide en la innovación, el desarrollo, la atracción de inversión extranjera directa, la eficiencia y la reducción de costos transaccionales de muchos sectores de la economía. “Y obliga a muchos sectores a modernizarse para no quedarse atrás en la competencia global. El comercio es uno de esos casos con la posibilidad de las compras por internet, lo que puede ahorrar costos operativos a las empresas que se dedican a la venta de productos”.

El presidente del Comité TIC de AMCHAMDR muestra preocupación por el estancamiento del sector de las telecomunicaciones en los últimos tiempos. “No se han tomado decisiones importantes y nos preocupa que después de haber sido uno de los países líderes en América Latina en desarrollo tecnológico de telecomunicaciones nos hemos quedado muy atrás”. Cree urgente la realización de la licitación del espectro para el desarrollo de la Banda Ancha Móvil y que, de no tomarse las decisiones necesarias para abordar su desarrollo, “veremos un continuo detrimento de la calidad del servicio de telecomunicaciones, es decir, apagones telefónicos, caída de llamadas, lentitud en el internet y un decrecimiento de las inversiones del  sector, lo cual repercutirá en que el PIB no crezca. También se frenará el desarrollo de la educación la salud, el turismo… Hasta la seguridad ciudadana se ve afectada. Un proyecto como el 911, sin banda ancha o conectividad de última generación solo se puede aplicar en el Distrito Nacional y en Santiago”.

A %d blogueros les gusta esto: