HD.com.do
Home Gadgets

¡Todos aman a Mario! no hay duda de eso. Mario es un ícono no solo de Nintendo sino de toda una cultura de videojuegos que viene creciendo cada vez más desde los años 80; sin embargo, dentro de ese mundo de diversión, cada año que pasa, nos vamos dando cuenta que falta algo dentro del “Mushroom Kingdom”.

Mucho tiempo ha pasado del encanto de Super Mario Bros., de las aventuras en Subcon en Super Mario Bros. 2 y claro de una de las obras maestras de los videojuegos en Super Mario Bros. 3. Todos revolucionarios en estilo de juegos y en contar una historia, pero en el momento en que llegaban consolas como PlayStation y las siguientes de Nintendo (SNES, Nintendo 64) algo cambiaba en el mundo de los videojuegos pero Mario parecía mantenerse en lo mismo. Este algo era la historia.

Juegos representativos de Nintendo como Zelda, Metroid y también MegaMan ya venían haciendo esto desde hace mucho. Elaborando una historia que en ocasiones parecía ser más interesante que la experiencia de jugar un videojuego, algo en lo que se enfocaba cada vez más Mario a medida que iban pasando los años. “A link to the Past” y “Super Metroid” son al día de hoy de los mejores juegos jamás realizados gracias en su mayoría a la historia que contaron; pero es en juegos similares a Mario que se ve más claro un cambio que el ícono de Nintendo todavía no llega a mostrar. Títulos como “Crash Bandicoot”, “Jax and Daxter”, “Ratchet and Clank”, “Banjoo-Kazooie” incluso “Eartworm Jim” complementaban la diversión de jugarlos con una historia bastante interesante. Link (el personaje principal de “The Legend of Zelda”) ha salvado incontable veces a la princesa de Hyrule pero es el desarrollo y los percances que sobrepasa Link que cuentan. En varias ocasiones, el mismo Link ha tenido sus propias aventuras lejos del afán de tener que constantemente salvar a Zelda ¿cuando ha sucedido esto con Mario y compañía?

A medida que el mundo de las consolas se iba expandiendo y juegos Metal Gear Solid se acercaban cada vez más a contar una historia más personal, Nintendo, su consola y su estrella principal se fueron alejando y enfocándose en un público en especifico, los más niños. “Mario Sunshine” y “Luigi´s Mansion” para el Gamecube fueron excelentes experimentos que la marca debió darle continuación. “Super Mario 64”, aunque le ladraba al mismo árbol, tomaba un eje distinto y necesario para las consolas de nueva generación (en su momento). Pero después Nintendo apostó por el público que siempre lo ha querido y Mario, fuera de sus “spin-off” (Mario Kart, Golf, Tennis, Party, etc.) se ha quedado prácticamente en lo mismo y sirve más como una oda a la nostalgia que cómo un juego válido para la “nueva generación”.

De ninguna forma quiero que me malinterpreten, todavía no hay un juego de Mario que se puede destacar como aburrido o malo, todo lo contrario, son juegos divertidisimos pero al final del día uno recuerda entregas como Super Mario 2 y 3, Sunshine y Mario 64 porque había un enfoque más a contar una historia que simplemente utilizar a Mario para salvar a Peach. Las entregas Mario Galaxy 1 y 2, junto a “The Legend of Zelda: Ocarina of Time” son los juegos mejor reseñados del mundo pero a nuestro querido plomero de Nintendo le falta lo que le sobra a personalidades como a Link, Samus, Cloud Strife, Snake, etc. y es ese desarrollo, esa profunda historia que nos haga preocuparnos realmente por el bienestar del personaje que utilizamos, por temer a lo que nos espera en el próximo momento del juego, le falta (más que el sentido de jugar por jugar, que eso Mario lo tiene de sobra), ese sentimiento de sentirnos realmente mal cuando una flor piraña nos muerde o cuando caemos por un precipicio.

A %d blogueros les gusta esto: