HD.com.do
Home Off-Topic

Ok, ya llegué a NY a conocer al hijo de mi hermano, aunque todavía no me he tirado fotos con él, o al menos no con mi cámara, así que se las debo.

El viaje fue bastante bien en sentido general. Salíamos a las 2 de la tarde, por lo que en la mañana nos dio tiempo a hacer una que otra diligencia, para a eso de las 11 arrancar para el aeropuerto. Cuando llegamos no tuvimos que hacer fila para chequearnos, por lo que teniamos tiempo de sobra para ir a bajarnos una pizza porque no habiamos ni desayunado. Luego nos fuimos para el gate que nos tocaba a esperar que empezaran el abordaje a la 1:30pm. El vuelo salió con algunos 10 minutos de retraso, por lo que se puede decir que salimos a tiempo. El vuelo era con escala en Miami. Por suerte habia metido en mi MacBook varios capítulos de Everybody Hates Chris y The Big Bang Theory, así las horas pasaron y cuando vinimos a darnos cuenta ya estabamos aterrizando. Por suerte habian pocos dominicanos y la salida del avión fue muy ordenada.

Teniamos menos de dos horas para pasar por migración, buscar las maletas, volver a tirarlas y abordar el vuelo a New York, por lo que tratamos de ir rápido. Eso si, tuvimos que caminar como 1 KM en ese jodio aeropuerto antes de llegar a migración, por suerte cuando llegamos no habia casi nadie y estábamos de segundos en la fila. Nunca he tenido problemas de que me manden para el cuartico, pero el saber que teniamos menos de dos horas para estar montados en otro avión hizo que cruzara los dedos. Que va, el tiguere solamente preguntó que cuanto ibamos a durar y en menos de 3 minutos ya estabamos caminando a buscar las maletas.

Todo iba bien hasta ahora y teniamos suficiente tiempo. Vamos a donde salen las maletas, y como personas con una suerte del carajo no esperamos ni 2 minutos y ya teniamos nuestras maletas. Como todo continuaba bien hasta ahora ya empiezo a bajar la guardia porque teniamos la mitad del pleito resuelto y todavía teniamos tiempo. Donde más duramos fue en el chequeo de seguridad, luego de tirar las maletas, porque era un mismo punto de chequeo para todos los vuelos, la fila era larga con cojones, pero por suerte donde hay pocos dominicanos no hay problemas de desórdenes y la fila avanzaba a buen paso. Luego de ahí caminamos otro kilómetro más para llegar a nuestro gate y le metimos el turbo porque ya faltaban como media hora para que saliera el vuelo y no sabiamos que tanto teniamos que caminar para llegar, por suerte cuando llegamos el vuelo se habia retrasado media hora.

Aprovechamos para ir al baño y comprar unos mentos y luego abordamos. Cuando está todo el mundo montado el capitán ha dicho por las bocinas que no podemos despegar porque en NY hay mal tiempo y tenemos que esperar al menos 25 minutos para que le den la aprobación. Nada, un rato sentados ahí jugando Bejeweled con el iPod touch. Ya me estaba sintiendo incómodo de estar sentado en esos asientos tan chiquitos del avión porque con las 2 horas y media anteriores eran suficientes. El avión por fin puede arrancar y partimos, fueron 2 horas y media que por los episodios que nos dimos pasaron más rápido que las del viaje anterior, eso si, con un dolor de espalda der diablo de tanto tiempo sentados en esa lata de tuna.

Como era un vuelo doméstico uno sale casi directo del avión para la calle, pero las maletas tuvimos que esperarlas como una hora y con un gentio grandísimo, pero aparecieron que es lo importante. Como no iban a ir a buscarnos teniamos que irnos en taxi. Salimos afuera a ver como era que nos la íbamos a bandear y vemos que hay una caseta de taxis amarillos y una fila der diablo de gente para abordarlos. Esos taxis amarillos son medio caros pero no había más nada, nos metemos en la fila, que por suerte tampoco habían dominicano, por lo que avanzaba muy rápido y en orden jejeje. Estando en la fila vemos que hay unos volantes con las tarifas y chequeamos que para uptown eran entre 21 y 25 dólares, no era caro así que podiamos estar más tranquilos. Cuando llega nuestro turno nos tocó un árabe de esos con bata blanca, turbante y barba, le damos la dirección y arrancamos. Esos taxis amarillos tan bien equipados, uno va viendo un canal de noticias y un mapa de la ubicación exacta de por donde íbamos, tenía un reguero de opciones y botones pero no me atreví a darle a nada va y después que llegamos el pana me dice “son 90 dólares por uso de la pantallita esa”, a Janira casi le arranco una mano en una que iba a darle a uno de esos botones jejeje.

Como en media hora llegamos a la casa, y aunque era tarde, nos estaban esperando despiertos y con una rica comida a la que le entramos como unos perros jambrientos, imagínense, lo único que habiamos comido era un slide de pizza hacía más de doce horas, en el primer vuelo nos dieron una fundita chiquita de unos palitos ahí con refresco o jugo y en el otro vuelo solo bebida, afincamos un chin con unas galletas de pasas de las de Pricesmart que nos llevamos. Ahí cargué al sobrino, pero está muy chiquito y no sabía cargarlo sin que se me volviera un lio, pero poco a poco iré aprendiendo. Les debo las fotos pero el panita es un buchú.

El viaje fue el lunes. Ayer martes fuimos a ver a The Dark Knight: The IMAX Experience, que venia loco por verla. En la mañana entre a imax.com a comprar las boletas porque si no es en pre-order no hay forma de conseguirlas. Solo quedaban para la tanda de las 2 de la tarde, las demás ya estaban agotadas. Compré esas porque no era verdad que yo iba a esperar otro dia. Como a la 1 de la tarde arrancamos en tren para el cine y llegamos faltando 10 para empezar la película, procuramos nuestras boletas y todo sin problemas.

La sala IMAX estaba en la 4ta planta, salimos juyendo y cuando llegamos está casi lleno, tuvimos que sentarnos en la segunda fila, por suerte la pantalla tiene suficiente espacio entre esta y la gente, pero con lo grande que son las pantallas IMAX era imposible verla entera desde ahí, era como estar metido en la película.

Sobre la película en si les hablaré en otro post cuando escriba el review, pero me imagino que ya han oido que es buena con cojones. Ahora, la experiencia IMAX es una vaina increible, esa pantalla es inmensa, cuando digo inmensa les estoy hablando que de alto es como 3 veces la de un cine normal, aparte de que la imagen es impecable.

Cuando la película se acabó fuimos al Central Park que queda a par de esquinas, caminamos un rato, luego nos sentamos en unos bancos a coger fresco y hablar plepla, luego seguimos caminando, entramos a varias tiendas a mirar, entre ellas a un Circuit City, donde estaba como un niño que lo sueltan en una juguetería y no sabe ni que hacer de la emoción, y eso que me falta ir a las Apple Store, ahí es que me voy a volver loco.

De vez en cuando caia una jarinita y teniamos que pararnos. Cuando el hambre atacó nos topamos con un sitio de comida mediterránea y nos metimos ahí. Pedimos unos wraps y unas cervezas orgánicas riquísimas que se llaman Peak, pedimos una Amber Ale y otra Nut Brown Ale, esta última nos gustó más! Luego de ahí si ya arrancamos para la casa.

Todavía tengo pendiene contactar a un reguero de gente aquí en NY, pero hoy nos toca salir de compras, por lo que no es seguro que podamos empezar todavía a contactar nadie, ya veremos.

Autor
Fundador de HD.com.do. Entusiasta de la tecnología, cine, rock, beisbol, CrossFit, entre otros. Vasta experiencia en diseño gráfico, diseño y programación web. Específicamente HTML, CSS, PHP, MySQL, MS-SQL, Adobe Creative Suite.
A %d blogueros les gusta esto: