Día de Museos

Como yo estoy de vacas y Lauronga también, el aburrimiento nos atacó y después de mucho pensar que podiamos hacer un día de semana en la mañana se nos ocurrió que seria bueno coger para la Plaza de la Cultura a ver en que están los museos de este país. Salí a buscarla y cogimos rumbo. Primero fuimos al Museo de Arte Moderno que siempre hay alguna exposición interesante. Vimos un poco de fotografía, pintura y litografía, fue interesante aunque he visto exposiciones mucho mejores en otras ocasiones en ese mismo museo. Salimos de ahí y cojimos luego para el Museo del Hombre Dominicano… al parecer lo único que se puede ir ahí es al Museo de Arte Moderno y la Cinemateca… ese Museo del Hombre Dominicano es pena lo que da, no se ni por donde comenzar, me imagino que la Plaza de la Cultura no abrió un stand en la Feria de Leonel, porque esa vaina está igualito que hace como 17 años cuando fuí por última vez estando en el colegio. Una feria científica de un colegio está en mejores condiciones que ese museo, el cual puedo afirmar que debe ser cerrado, ahí no hay nada que ver, debe dar verguenza que un extranjero entre a esa porquería. La iluminación es de ventana, o sea, que en los lugares que no hay ventanas cerca eso está oscurísimo. Los empleados no están identificados y la mayoría esta casi durmiendo sentados en un rincón, se ve que no están nunca esperando gente. A muchos letreros le faltan letras, casi todo está desactualizado, da risa ver un mural que tiene fotos del «dominicano actual», si, fotos como de 1983. La parte donde están los diablos cojuelos esos disfraces ya están que tu les topas y se rompen de tan viejos, lo mismo con las caretas, es pena que da ese museo. El elevador tiene como 30 años y me siento guapo de haberme metido ahí para subir al tercer y cuarto piso que son los que tienen cosas para ver, no se que hay en los demás. Luego se pregunta uno la razón de que este país no tenga cultura, es que no se invierte dinero en eso, sin embargo aparece dinero para cambiar las yipetas todos los años a los funcionarios, pero nada, es parte de nuestra «cultura».
Cuando salí de ese «museo» no quedé con ánimos de ver más nada en la Plaza de la Cultura. En eso Laura me menciona el Museo Trampolín, que es muy apero. Como ya era medio día llamamos a Janira que trabaja cerca para juntarnos a comer, la fuimos a buscar y arrancamos para Taco Bell. Le hacemos los cuentos y ella también menciona el Museo Trampolín, ya me toy como que interesando. Cuando acabamos buscamos a mi mamá al trabajo para llevarla a la casa, en el camino primero dejamos a Janira en su trabajo y mi mamá también habla del Trampolín. A fin de cuentas decidimos terminar de ir al Trampolín, que queda en la Zona Colonial. Llegamos, pagamos la entrada ($100) y nos dicen que pasemos a la sala de espera.


Nosotros en la sala de espera.

Teniamos que esperar un ratico porque este museo es totalmente guiado, o sea que hay que juntar un grupito. No se si saben, pero este es un museo de niños, por lo que Laura y yo éramos los únicos manganzones que no estábamos acompañando a algún tiguerito.

Ahora, ese museo si que ta parao! Modernísimo, súper equipado con tecnología de última en sistemas audiovisuales y un personal bastante bueno. Todo el que tenga un hijo, sobrino o hasta solo, debe pasar por allá, ahí los carajitos aprenden de todo: historia, geografía, física, astronomía, etc. Muy entretenido. Laura gozó más que los mismos tigueritos.

Tengo entendido que los fondos para este museo fueron donados por la Primera Dama y que es manejado por una fundación, eso es lo que deberían hacer con la Plaza de la Cultura, el gobierno está muy ocupado haciendo ferias y chequeando las yipetas del 2007.

Web: http://www.trampolin.org.do/

Ahora par de fotos en la parte donde están los espejos:

Imagen por defecto
Hipólito Delgado
Fundador de HD.com.do. Entusiasta de la tecnología, cine, rock, beisbol, CrossFit (CF-L1), entre otros. Experiencia en diseño gráfico, diseño y programación web.
Artículos: 3204