Home Destacada

Hace unas semanas THQ Nordic anunciaba el desarrollo de una nueva entrega de la saga Darksiders; Darksiders 3, juego que pocos esperábamos que se lograse, debido a que la propietaria de la IP Vigil Games cerró sus puertas al no ser reclamada por nadie en la subasta de bancarrota hecha por THQ en enero del 2013, desde entonces no se comentaba nada referente a esta compañía, o su preciada saga.

Razón por la cual tomó a todos por sorpresa cuando THQ Nordic rescató a muchos trabajadores de Vigil Games entre ellos John Pearl director de diseño y les permitió desarrollar este Darksiders 3, que se pondría a la venta a lo largo del 2018, y estará disponible para PS4, PC y Xbox One. 

Entre las novedades que anunciaron para esta nueva entrega resalta su nueva protagonista “Furia”, personaje que posee una ligera semejanza tanto en su estilo de pelea, movimiento y arma principal, a la Catwoman de Batman Arkham City.

 Y aunque se han ido destilando detalles interesantes tales como: Amplitud de mapas, diferentes armas secundarias, paleta de colores para los escenarios, conexión entre las historias anteriores y demás banalidades, a fin de aumentar la expectativa de cara a la espera del Darksiders 3. Hasta ahora en lo mucho o poco que se ha mostrado de dicho juego, no se han tocado ni etéreamente temas que sí  nos interesan como la personificación del personaje, o el más importante de todos; multijugador en línea. Este último objeto revive una discusión cada vez más constante en los videojuegos actuales; “La necesidad de un multijugador en línea en todos los juegos”.

Hace 10 años ante la aceptación y éxitos mostrado por multijugadores  masivos en línea como World Of Warcraft pronosticamos; “el futuro de videojuegos será la Internet”. Ese futuro es hoy, eso de lo que hablábamos es nuestro presente.

“La necesidad del multijugador en línea en todos los juegos radica en el acto de cobrarme un servicio que no estoy disfrutando íntegramente. Las compañías deben exigir a las productoras de videojuegos que todos los juegos tengan consigo tal cualidad.”

La Internet se ha convertido en parte fundamental de la vida actual, de hecho es considerados por muchos como el invento más influyente desde que apareció la imprenta y un derecho fundamental en algunos países, gracias a la facilidad de compartir e intercambiar información entre los usuarios. Dicho esto, solo era cuestión de tiempo para que tomara el mismo rol dentro de la subcultura llamada videojuego. 

Admito que apoyaba la consigna “no es necesario que un juego goce obligatoriamente de un multijugador en línea”, sin importar si estos sean AAA o indies. No todos los juegos poseían una estructura en su modo de juego ni en su historia para desarrollar un multijugador decente, o digamos digno para la demanda del jugador actual, ejemplos hay centenares. Pero dos circunstancias cambiaron mi razonamiento:

El Videojuego Dark Soul

Formando parte en su momento, de uno de los “centenares de ejemplos” los cuales su estructura e historia no eran capaz de desplegar una multijugador en línea decente. ¡Que equivocado estaba! su juego en línea no solo es una innovación al clásico Lobby, búsqueda y emparejamiento de enfrentamientos de los juegos actuales. También le agrega una dificultad y reto extra a la hora de jugarlo, eso se agradece y disfruta.

Pagar para no jugar

Este es el principal problema ante la disyuntiva de este artículo. Podría soportar el no disfrutar ese reto extra de lo mencionado en el punto anterior. Lo que es intolerable que aun así lo pague. Las compañías cobran por el acceso al multijugador en línea; incluso Nintendo esta dando pasos para hacer lo propio. Y sería un abuso rozando a ser un sableo pagar por el acceso a jugar en línea para que los juegos que compre no tengan dicha propiedad,  o no exploten las características propias del mismo. Y es justo lo que está pasando en estos momentos.

La necesidad del multijugador en línea en todos los juegos, no solo radica en el derecho fundamental que se ha convertido para la humanidad el internet, también reside en el acto de cobrarme por un servicio que no estoy disfrutando íntegramente. Las compañías deben exigir a las productoras de videojuegos que todos los juegos tengan consigo tal cualidad.

Por eso “Entre el ser o no ser”, o en este caso, “poseer o no poseer”  multijugador en línea, mientras lo este pagando yo elijo poseer, pese que lo disfrute o no.